LESIONES DE CERVICALES

Patologías frecuentes de cervicales

¿Te duele la zona de las cervicales? Aquí te contamos algunas de las lesiones de cervicales más frecuentes:

Latigazo cervical

DESCRIPCIÓN: El latigazo cervical es una lesión producida por un impacto muy brusco e inesperado que suele ir desde la zona cervical hasta el cuello.

CAUSAS: Uno de los ejemplos más conocidos es por accidente de coche pero también se da mucho en caídas en la bañera, caídas de altura, deportes de contacto como artes marciales.

SÍNTOMAS: Mareos y vértigos, dificultad de mover el cuello, dolor en el cuello, espasmos musculares en la zona cervical y el cuello, migraña, casos más graves y extremos como problemas de memoria y concentración.

TRATAMIENTO: Para el tratamiento del latigazo cervical según el grado de lesión se inmobilizara los primeros días con un collarín si es necesario pero no como se hacía antes por completo y por mucho tiempo, normalmente los primeros días. Por que el uso prolongado del collarín en el cuello se ha demostrado que se genera rigidez en el cuello y retrasa la curación. Punción seca de subaguda, terapia manual, masaje fisioterapéutico, electroterapia.

Hernia discal

DESCRIPCIÓN: Es una de las patologías más frecuentes en los últimos años, una hernia discal es muy común que se produzca en la zona lumbar, pero también se puede producir en otras partes de la columna vertebral. Básicamente es cuando se desplaza un disco de la columna y hace que el líquido del interior presione los nervios. 

CAUSASLas causas son muy variadas, una mala postura al estar sentado en el trabajo varias horas al dia, trabajos forzados como mozo de almacén que requieren de una buena técnica y postura para levantar cargas las cuales se levantan mal, deportes de levantamiento de pesas como la halterofilia, el powerlifting, el culturismo etc. Muchas horas conduciendo en una mala postura, causas degenerativas por la edad, accidentes de tráfico.

SÍNTOMAS: Dolor agudo en la zona lumbar, pérdida de fuerza, dolor en el cuello, densación de hormigueo y entumecimiento en la pierna y el pie, debilidad muscular.

TRATAMIENTO: En primer lugar tendremos que realizar una menor actividad o reposo sobre lo que nos ha producido y nos está produciendo la hernia discal y si es necesario, un cese total de la actividad o del trabajo.
Ejercicios de neurodinámica, Reeducación postural, punción seca en musculatura, vendaje funcional, ejercicio terapéutico.