Punción seca

La punción seca es una técnica considerada invasiva o semi-invasiva que consiste en la introducción de diferentes tipos de agujas a través de la piel, sin inyectar ni extraer sustancia o fluido alguno, es decir, usando tan solo el estímulo mecánico de esta inserción y los efectos que este estimulo provoque en el sujeto, con el objetivo de tratar diferentes patologías.

Consiste en la punción del músculo, más concretamente un punto gatillo miofascial (PGM), con una aguja esteril con el objetivo de destruir la placa motora. Gracias a la destrucción de la placa motora logramos disminuir de forma inmediata el dolor que siente el paciente y una relajación muscular refleja, aumentando asi la elasticidad muscular.

Es una técnica muy efectiva a la hora de tratar PGM por la posibilidad de llegar a tejidos a los que no podemos acceder manualmente. Además, ayuda en el tratamiento de lesiones crónicas gracias a su inmediata disminución del dolor.

Indicaciones

La punción seca es una técnica muy indicada sobretodo en el tratamiento del dolor miofascial, específicamente en el tratamiento de los puntos gatillo miofasciales (PGM). Los PGM están involucrados en varias patologías

SDM
(Síndrome de Dolor Miofascial)

Capsulitis adhesiva

Cervicalgias y lumbalgias

Radiculopatias cervicales y lumbares

Tendinopatías

Cefaleas

Aspectos a tener en cuenta para aplicar punción seca

Personas con miedo a las agujas

Personas con problemas de coagulación

Zonas infectadas, heridas Y cicatrices